Image and video hosting by TinyPic
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Sáb Ene 22, 2011 12:30 am.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Image and video hosting by TinyPic
Últimos temas
» Salzburg Seelen COMIENZA LA PRIMERA TRAMA {+18} - Normal
Jue Jun 30, 2011 12:53 pm por Invitado

» [V.I.P o Élite] Biohazard World Rol (Resident Evil)
Sáb Jun 25, 2011 1:20 am por Invitado

» Clevermont College
Dom Mayo 29, 2011 6:16 pm por Invitado

» Moon Light {Elitel}{SE NECESITA GENTE}{RECIÉN ABIERTO}
Dom Mayo 22, 2011 10:13 pm por Invitado

» SOMEBODY TO LOVE (RECIEN ABIERTO)AFILIACIÓN ELITE
Sáb Mayo 21, 2011 4:13 am por Invitado

» Uncanny X-men (Afiliación Normal)
Sáb Abr 16, 2011 11:01 pm por Invitado

» Dark War [Normal]
Sáb Abr 16, 2011 1:08 am por Invitado

» Avalon, La Ciudad de la Niebla [Cambio de Botón]
Vie Abr 15, 2011 2:02 pm por Invitado

» UNA DUDA MUY GRANDE
Dom Abr 10, 2011 6:23 am por Scarlet S. Williams

Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic



Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic



Image and video hosting by TinyPic


Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic
Photobucket
Nos situamos en Sunrise City, Año 2010, el mes de Enero, pleno invierno... como siempre, un frío que nos cala los hueso abunda en las calles. Anunciaron posibles chubascos para esta tarde, te recomiendo salgas abrigadísimo y lleves un paraguas contigo


Image and video hosting by TinyPic







Photobucket

MusicPlaylist
Photobucket



Photobucket
Licencia Creative Commons

St. Lawrence por Administracion de St. Lawrence Foroactivo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en pitchslapped.foro-activo.com
Agradecimientos a:
www.Google.com
www.Deviantart.com
www.foroactivo.com
www.hitskin.com

Mariposas, sol, estrellas, a ver si nos aclaramos. [Ben Dawson]

Ir abajo

Mariposas, sol, estrellas, a ver si nos aclaramos. [Ben Dawson]

Mensaje por April D. Midgley el Sáb Ene 22, 2011 6:39 pm

El sol contagiaba su tono anaranjado al cielo, ¡Qué travieso! Incluso se podía decir que las nubes se vestían también de tal color, pero con mucho menos convencimiento. La brisa, suave, tenue, al igual que una melodía lejana de una risa en la infancia. Un, dos, tres, sus pisadas resonaban en la inmensidad del centro comercial, a la par que otras lo hacían. Algunas fuertes y varoniles, otras pausadas y misteriosas, incluso una que otra afeminada y con cierto porte. Las suyas en cambio eran desacompasadas y sin ningún ritmo, pues ella le ponía el compás a su vida. ¡Mariposas! Ladeó la mirada, con su deje soñador de siempre y las contempló, tan diáfanas como eran, flor de un día. Sin destino, pero con camino por hacer. Eran tan distintas a cualquier otro ser que ni siquiera sabios labios podían describirlas con alguna palabra. Mirarlas era como observarlo todo a través de un caleidoscopio de colores, a través de los mil y un enfoques de la vida. Porque todos hemos querido tener alas alguna vez. Había unos cuantos puestos por allí debido a un pequeño mercadillo quizás, la verdad es que no le apetecía entrar en el lugar, le gustaban más los puestitos.

Muchas cosas eran diferentes en aquel lugar, quizás por esplender con luz propia o puede que por la calidez que las demás personas le daban, pero en conclusión, no eran corrientes y molientes. ¡Estrellas! Comenzaban a despuntar una tras otra, como obedientes hijas del cielo nocturno, aunque a la joven muchacha le agradaban más las desobedientes; esas que te pasas toda la noche buscando y casi nunca encuentras. Cristalitos de cielo, la lágrimas que algunas personas no lloraban y que estaban ahí para recordarnos lo bonito que era ser feliz. Húmedo; el hocico del can que estaba acariciando con casi gentileza su pierna. Bajó sus tiernos ojos fijos hasta él y después todo su cuerpo, pasando la mano entre sus orejas y acariciando en un movimiento hipnótico sus desaliñados cabellos. Seguro que hubiese sonreído si pudiera, Dream sabía esas cosas. Fuese por lo que fuera.

¡Alfombras persas!¡Remedios para el desamor! Allí lo vendían. Los libros olvidados, las añejas melodías de pasadas épocas, las sonrisas arcanas que una vez confortaron otros ojos al igual que los suyos. Ella sonreía y nadie se fijaba, estaban demasiado ocupados como para hacerlo. El can se marchaba con su dueño, volvió a quedarse sola con sus mariposas, con sus estrellas, pero no le importaba, se sentía en compañía. Comenzaba a recordarse vagamente de lo que había ido a buscar, pero solía ir allí sin más. Sabía que esa vez era diferente, seguramente porque llevaba toda la semana escribiéndoselo en su mano derecha para no olvidarse y aun así, lo tenía algo atascado en la memoria. Canela; era eso. La especia con mejor aroma según su exigente nariz, señorita pero agradecida. La movió ligera, como acto reflejo a lo que estaba pensando, mientras divagaba con su pupila entre los puestos. Estas llevaban mucho tiempo repletas de historias de hadas; era, toda ella, un cuento.

-Oh, pequeña, se te ha caído.-y le devolvió a una pequeña pelirroja un minúsculo libro que se le había resbalado de las manos instantes antes. Una sonrisa se reflejó en la otra y cada una siguió su destino, allá a donde tuviera que dirigirse. Se irguió nuevamente, continuando a través del hilo que hilvanaba el lugar, valga la redundancia. Caras conocidas, incluso alguna a la que ya sabía colocar un nombre y ello hacía crecer en el interior de un sueño, su sueño. ¿Quién dice que los sueños, sueños son? Las mariposas decidieron perderse entre la muchedumbre-.
avatar
April D. Midgley

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 22/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas, sol, estrellas, a ver si nos aclaramos. [Ben Dawson]

Mensaje por Benjamin K. Dawson el Sáb Ene 22, 2011 11:27 pm

Joystick, Adelante, Derecha, Patada, Puñetazo, Salto......"You're Died". ¡Joder! Exclamó el rizoso a la vez que daba una fuerte y sonora patada a la máquina de juegos. Era la sexta partida del día, y calculando que cada una duraba tres cuartos de hora y la batalla final media, Ben llevaba en el centro comercial demasiado tiempo. No le quedaba dinero y maldició varias veces y en voz alta al enemigo final. Dio un último golpe a la máquina y agarró de mala la mochila que había traido con él. Varias personas se le quedaron mirando y es que daba la imagen exacta de ludópata obsesionado con el juego, como un borracho que sale de un bar a altas horas de la madrugada. Murmuró algo más y tras hacer un gesto de "¿Que miras?" a uno de los encargados, salió pisando con brusquedad el suelo como si este tuviese la culpa de su mala fortuna. Convencido de que el juego estaba amañado y sin las ganas de abandonar ese ideal, bufó por última vez y decidió que ya iba siendo hora de tranquilizarse y aceptar que había perdido una cantidad de dinero considerable para nada. Entrelazó sus dedo y alzó los brazos sintiendo como la espalda, estos últimos y sus dedos crujían ya que llevaban mucho tiempo en una misma posición. Más tarde se pasó la mano por el pelo y se dedicó a mirar por desdén a la gente que como él, había decidido ir a pasar el día al centro comercial.

Y personalmente, no era algo que le gustase, porque había ciertos días del año que aquel lugar estaba abarrotado de crías tontas que iban a fundir la tarjeta de crédito de sus papis en falditas y cosas así, por lo que le era imposible pasear por allí con tranquilidad. De todas formas, aquel día se desarrollaba en silencio y este tan solo era cortado por el murmullo de las pocas personas que paseaban por allí. No era algo particularmente inteligente estar en un centro comercial sin dinero y robar tampoco entusiasmaba a Benjamin, de modo que con parsimonia y sin mucho interés, caminó hacia la salida. Sus ojos se desviaron en aquel instante hacia un lado, y localizó una serie de puestos donde solían vender cosas misticas, medicinales y que a parecer de Benjamin, no servían para nada y eran engañabobos. Se paró en seco y echó un vistazo a la salida, la cual se encontraba ya a escasos pasos y luego volvió a mirar a los puestos. "No pierdo nada" pensó ,desviandose de su camino y metiendose de lleno entre toda la gente que ojeaba los puestos. Se acercó a uno que tenía juguetes antigüos, hechos de madera, latas y cosas así, y alzó un cochecito mirándolo con la nariz arrugada y preguntándose como eran capaces en aquella época de sobrevivir sin los videojuegos o las películas. Agitó levemente la cabeza tras pensar qué harían en el año actual y justo cuando iba a posar el juguete, alguien chocó contra él y el cochecito cayó al suelo. -Joder...- murmuró sintiendo como la mirada se clavó en su nuca. Se inclinó para cogerlo y posarlo (o medio lanzándolo, mejor dicho) a la mesa de nuevo. Descubrió que era una chica la que se había chocado contra él (porque nunca iba a aceptar que él había estado distraído) y alzó una ceja ya que la recordaba vagamente del internado. -¿Y bien?- dijo, esperando una disculpa por parte de ella.

off.Post horrible, el próximo será mejor :(
avatar
Benjamin K. Dawson

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 21/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas, sol, estrellas, a ver si nos aclaramos. [Ben Dawson]

Mensaje por April D. Midgley el Sáb Ene 22, 2011 11:57 pm

A veces lo esencial es invisible a los ojos, como mencionó un tal principito alguna de ellas. Estos están para darse cuenta de lo que ocurre a tu alrededor, pero es tu corazón el que interpreta todo lo que ocurre a tu alrededor. Los hechos no son malos o buenos de por sí, si no según el valor que tú le des a cada cuál. Tampoco nada era blanco o negro, siempre dependiendo del cristal con el que se mirase. Canela; detuvo su saltarines y oscuros iris en la cestita de uno de los puestos, encontrándose poco después con el amable gesto de una mujer ya entrada en años. Sonrisas, las había de muchísimos tipos. Unas eran sinceras, otras por aliviar tensión; adecuadas a cualquier momento de nuestra vida. Eran preciosas, por ello cada vez que dedicaba una procuraba mimarla, para que hiciera sentir bien a la otra persona. A fin de cuentas, la vida son las vacaciones que nos da la muerte y de nada sirve vivir enfadado o guardándole rencor a alguien. El odio tan sólo te destruye.

-Un poco de canela, por favor.-el sol ya comenzaba a ocultarse en el horizonte, queriendo jugar al escondite con su amiga la Luna. A veces se preguntaba si llegarían a encontrarse algún día, pues parecían llevar muchos años de juego. Una bolsita se acercó a su mano por parte de la mujer, la tomó y con la otra le dio un billete, calculando por encima lo que seguramente iba a deberle. Un gato blanco, pequeño, merodeaba por uno de los puestos quizás en busca de comida y sus mariposas habían volado hacia otro lugar. Eran tan impredecibles como una mirada, incluso más-.

Ladeó la cabeza, el aroma a tarta de manzana se aseguró de ello. Se fue del puesto con un pequeño reflejo de su alma en los labios, insinuando que podía quedarse con la vuelta y siguió caminando con el aire desacompasado y danzante; avanzaba como si nubes estuviera pisando y seguramente para ella lo eran. No había nada más bonito que soñar, sea dormido o despierto; imaginar, pensar en cosas que te hagan sentir bien. A ti y a los demás. Sueña el rey que es rey, y vive con este engaño mandando.

Seco. El golpe fue seco a la par que se oía el sonido del metal clavarse en el pavimento o algo por el estilo. No iba a negar que se había hecho daño en el hombro y que en tal instante le dolía un poco...mas un error lo tenía cualquiera.Una voz apareció a su lado, mientras guardaba la bolsita en uno de sus bolsillos y buscaba aún con cierta insistencia a las mariposas que había perdido de vista. Era una voz con tono calmo, pero a la vez rítmico, como si una nueva melodía comenzase para los dos interlocutores. Se paró, volvió la cabeza y fijó sus resplandecientes orbes de fulguroso pigmento en los de él, también claros mas completamente distintos. La mirada de alguien era un mundo a parte y por ella podías saber mucho de la persona. Tenía la sensación de que aquel muchacho en ocasiones era un libro abierto, otras era uno con trece candados al menos. Y eso que lo conocía de vista. Esta vez se veía calmada, mas con cierto deje aburrido. Sonrió, como la luna al sol cuando se esconde. No era su madre, así que no tenía por qué recriminarle nada.

-Ah, sí, disculpe señor por haber tirado el cochecito.-Se disculpó ante el hombre de la tienda. No solía confiar en los demás a la primera, algo que llevaba muy dentro desde pequeña. No era propensa a confiar en nadie sin conocerlo primero, mas los ojos del muchacho le causaban una pequeña y momentánea curiosidad.-¿Y bien qué?-agregó sin imaginarse que tenía que ser una disculpa, ni mucho menos y eso que también había sido por su culpa. Digamos que a veces se le pasaban tales cosas y no por parecer maleducada, simplemente erróneamente de vez en cuando las daba por supuestas, cosa que quizás los demás no veían así-.

Off: No hay dilema, tranquilo (:
avatar
April D. Midgley

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 22/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas, sol, estrellas, a ver si nos aclaramos. [Ben Dawson]

Mensaje por Benjamin K. Dawson el Dom Ene 23, 2011 4:36 am

Y en ese momento volvió a recordar el ridículo que había hecho en la zona de videojuegos y sus dientes chirriaron de la rabia. Porque odiaba perder, pero aún más odiaba hacerlo y además de perder la dignidad frente a un montón de pixeles, perder el poco dinero que podía reunir. Era su culpa, lo sabía y era otra cosa que odiaba. El chico detestaba muchas cosas y sería más sencillo enumerar las que le gustan ya que apenas ocuparían un folio por una cara. El rizos era complejo y era algo inevitable, que no había elegido. Así como la poca paciencia que le caracterizaba. Siguió los movimientos de la chica y alcanzó a ver como guardaba una bolsita dentro de su chaqueta. Alzó las cejas porque no se le pasó por la cabeza que alguna vez hablaría con alguien al que le gustaran las mamadas que vendían en esa clase de puesto. De cualquier modo (y por extraño que parezca) lo respetaba.

Al llevar un tiempo considerable entre todos aquellos puestos llegó a sus fosas nasales un olor nuevo, emapalagoso a su parecer, manzana o algo así. Frunció el ceño un momento ,ya que era demasiado fuerte para él y eso le disgustaba. Quería salir de allí, pero no estaba dispuesto a que la chica le viera irse y pensara que huiría. Además tambien quería que ella se disculpase. En definitiva, su honor (¿?) estaba en juego.

Lo primero que dijo le sentó como una patada en el estómago y es que no conseguía creer que ella le hubiese ignorado completamente, como si no estuviese ahí. La miró con los ojos abiertos y con una notable indignación. ¡Como osaba ignorarle! Arrugó la nariz y miró bruscamente al comerciante, que transformó la sonrisa cordial que le ofreció a la chica, a una mirada de odio extremo. Ni que ese juguete cutre y anticuado fuera algo del otro mundo. La mirada de Benjamin volvió a posarse sobre la rubia, que tras un escáner rápido, sacó la conclusión de que guapa era, pero tambien que eso no era impedimento para dejar de pensar lo que pensaba. -¿Y bien qué?- replicó, con un tono bastante estúpido. -Discúlpate conmigo, es lo mínimo que puedes hacer- se alzó de hombros.
avatar
Benjamin K. Dawson

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 21/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas, sol, estrellas, a ver si nos aclaramos. [Ben Dawson]

Mensaje por April D. Midgley el Dom Ene 23, 2011 12:17 pm

Era increíble cuán distanciados podían estar las miradas de dos personas, no físicamente, si no en cuanto a brillo o simplemente expresión. El muchacho la mantenía con tensión, como si ella tuviese la culpa de todos sus males. Y ella contrarrestaba con una sencilla y que no tenía nada que ver con la otra. Podía llegar a ser incluso confuso. Manzana. Adoraba aquel aroma y cómo no, las mariposas pululando por allí. Uno nunca sabe dónde se va a posar una mariposa, a dónde volará o qué hará, más libre de lo que uno piensa. Cuando llegas a esa conclusión, quizás la envidias. El murmullo de gente no paraba de brotar por todos lados, tanto del centro comercial como por las aceras, como de callejuelas; aun así no había sensación de estar como en una lata de sardinas. Solía ocurrir por las afueras del centro comercial aunque no hubiese nada de aquello, a los demás les agradaba bastante aquello de ir a comprar ropa y pasar una tarde allí. Ella solía agobiarse bastante pronto.

Dejó por una vez en su vida de posar la mirada en todo lo que se movía, centrándose en el muchacho para que no se sintiese molesto por creer que no le prestaba atención, mas, por lo que veía, ya llegaba un poco tarde. ¡Vamos! No podía estar enfadado con el mundo eternamente, pero aunque fuese así, comprendía que tendría sus motivos, buenos o malos y no era quién para juzgar. Mas el odio sólo le hacía daño a uno mismo. Seguramente habría tenido un mal día o puede que viniese de atrás, pero si fuera otra persona distinta a April, no se habría acercado con total seguridad. Ella era un caso aparte, digámoslo así.

Se llevó un cabello tras el oído izquierdo y cruzó las piernas una sobre otra para que no se le durmiesen al estar parada siempre en el mismo sitio. El Sol seguía presidiendo el instante, como solía hacer muchos de los días, aunque la heladora brisa no dejaba a casi nadie disfrutar de él. Parecía mentira que incluso en Invierno pudiese hacer tanto frío, uno que calaba en los huesos con extrema facilidad y te hacía encogerte casi por inercia. Era un desperdicio que unos ojos tan bonitos expresasen tantos malos sentimientos o al menos, una pena.

De nuevo su voz, que sonó brusca, casi como si la intentase clavar en algún sitio con la furia de un gran martillo o intentando intimidar. Esos trucos no funcionaban con ella, principalmente porque aunque era inteligente, era a veces demasiado inocente como para darse cuenta de la malicia humana y ello la mantenía un poco protegida de todo ello. Era como si se extrañase de la pregunta, cosa que hizo que ladease la cabeza sin comprender muy bien, mas sólo hasta que le aclaró por lo que realmente había preguntado. No iba a mentir, se había olvidado completamente. Ella había estado distraída, él también y siempre con una sonrisa los demás habían captado la disculpa, salvo tal muchacho. ¿Lo mínimo? Bueno, creía que lo mínimo que podía hacer es quedarse allí a hacer la fotosíntesis como un vegetal, pero si él lo decía, quizás tuviese razón desde su punto de vista. Volvió a sonreír, mostrando su reluciente boca; a mal tiempo, buena cara.

-Claro que me disculparé.-y descruzó la piernas para meter las manos en los bolsillos de sus pantalones, puesto que no era capaz de quedarse muy quieta. No por ser hiperactiva, mas sino porque le encantaba estar en movimiento. Su mirada azul fija aún en la del chico, ni tan siquiera sabía su nombre.-Pero también tendrás que hacerlo tú, ya que también te has chocado conmigo.-y una pequeña risa resonó en el aire, ligera y escueta, pero risa. Contraste perfecto entre malhumor y alegría-.
avatar
April D. Midgley

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 22/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mariposas, sol, estrellas, a ver si nos aclaramos. [Ben Dawson]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.